Classic African American Songsters (Smithsonian Folkways, 2014)

CLASSIC AFRICAN AMERICAN SONGSTERS“Classic African American Songters” muestra las raíces y las semillas de la música secular de Estados Unidos. En una colección de 21 canciones encontramos ragtime, country, pre-blues, blues, híbridos y viejas bandas de cuerdas, interpretadas por músicos como Big Bill Broonzy, Leadbelly, Brownie McGhee, Peg Leg Sam, entre otros, reconocidos a lo largo de la historia como intérpretes de blues pero cuyo repertorio incluía mucho más que este género.
A comienzos del siglo 20, los investigadores musicales comenzaron a interesarse por la música del sur de Estados Unidos. Las canciones religiosas ya tenían una legitimación como canciones folclóricas pero las seculares no por la doble connotación que tenían de ser tanto folclóricas como populares. Quienes se encargaron de clasificar estas canciones designaron a sus intérpretes como songsters.
El término songster se origina en Europa para llamar a las mujeres cantantes, otros usos hablan sencillamente de un poeta que canta las canciones de un cancionero, pero en el siglo 20 la palabra acondicionó además una designación racial: los cantantes afroamericanos. De acuerdo con el sociólogo Howard Odum, quien acuñó el nuevo significado, en sus investigaciones encontró que las comunidades negras tenían la palabra musicianer para quien interpretaba un instrumento, songster para quien cantaba y music physicianer para quien hacia las dos cosas y además viajaba. Con el paso del tiempo los folcloristas prefirieron usar la palabra songster para designar a este grupo de músicos, quedando fuera de uso los otros dos términos.
Desde los músicos negros itinerantes posteriores a la guerra de secesión hasta las bandas de cuerdas, el songster ha representado al músico vagabundo, al que canta en las tabernas, a la rockola ambulante. Es un músico que mantiene las tradiciones, porque disemina canciones folclóricas por donde va, pero también es un enemigo de la tradición pues la contamina al interpretar la música que está de moda. El songster es el creador del blues pero no es un músico de blues del todo. Estas ideas tienen mucho que ver con la autenticidad del artista y con argumentos de investigadores, pero lo que sí era real era la condición de que al songster no le importaba la crítica ni tampoco si la audiencia le daba o no dinero por escuchar sus canciones.
Una primera forma de definir a un songster puede ser la vía cronológica de acuerdo con su rol en la historia del blues. Eran artistas negros activos desde la década de 1870, antes de que el blues dominara la música secular. Trabajaron primero con violines y banjos y luego pasaron a guitarras y armónicas. Aquellos que grabaron, nacieron antes de 1900 y su repertorio se movía entre canciones del siglo 19 y del siglo 20. Otra característica del songster era la diversidad de géneros que interpretaba, pues tenía un material de canciones que incluía blues, ragtime, reels, góspel, country y música popular. Un tercer factor dentro la personalidad del songster era viajar, posibilidad que habían ganado los negros luego de obtener su libertad tras el fin de la guerra. Finalmente, el songster se caracterizaba por tocar donde se les presentara la oportunidad, bien en un café, en una fiesta, en una casa o, sencillamente, en una esquina.
El songster, el músico viajero, ha sido reflejado en muchos otros campos como la literatura y el cine como un rebelde cultural que escapa de la agricultura y se dedica a vagar por los caminos con una guitarra en la mano. Pero esta representación romántica también se le ha dado a los bluesman, por lo que ser songster o bluesman depende de cómo se identifique el artista o de que tantos blues tenga en su repertorio. Sin embargo, muchos de los grandes bluesman tocaban otras cosas fuera de blues, como el caso de Robert Johnson, quien variaba el género de las canciones de acuerdo con su público, o el de Muddy Waters, quien interpretaba música folclórica, country y blues, siendo este último su foco de atención cuando llegó a Chicago para grabar con Chess Records.
En la actualidad el songster es visto dentro del blues como un ancestor. De hecho el término ya está en desuso aunque muchos artistas del nuevo renacimiento del blues lo estén preservando. No se encuentra en los diccionarios afroamericanos, tampoco en los nuevos blues y es raro que los músicos lo mencionen en las entrevistas. La palabra songster es mucho más usada dentro de la comunidad de intérpretes de banjo. A pesar de que songster y musicianer no se usan desde hace décadas, nuevos artistas negros los están reviviendo como parte de un gran proyecto de salvaguarda de la música afroamericana de cuerdas, que los ve a esos personajes como el centro de la tradición y no simplemente como un participante más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s