Cuando La Media Torta se rindió al blues

tortazoEl encuentro estaba pactado para el sábado 25 de abril al mediodía, no a la medianoche como reza la leyenda. De cualquier forma nos acercamos a La Media Torta para cumplirle al blues de Bogotá: seis bandas, un colectivo de intérpretes de armónica, el público y yo, en calidad de maestro de ceremonias. Era el Tortazo Blues 2015.
Bluesila se encargó de abrir la puerta, estaba en una posición un tanto incómoda porque ser el primero de la lista en un concierto implica que haya pocas personas, inclusive que el auditorio esté desocupado, pero para ese momento ya se contaban un poco más de cien personas en el escenario al aire libre por excelencia de Bogotá. Por lo menos, Bluesila no le cantó a las gradas. Su propuesta es interesante, sus integrantes ingresaron al escenario con palas en las manos, así es su puesta en escena, tal vez queriendo dar a entender que es una agrupación laboriosa. Y se nota que han trabajado bastante para lograr el punto en el que van, que con toda seguridad subirá mucho más con el paso del tiempo. Bluesila ofreció una mezcla de blues, jazz con mucha influencia del blues hecho en Argentina, letras con mucho contenido urbano que llegan a la gente. Al final se fueron aclamados por el público que poco a poco iba llegando a La Media Torta.

bluesila
Bluesila Blues Band

Entre banda y banda se presentaba un grupo de intérpretes de armónica, que con sus sonidos evocaron toda la tradición del blues, llevando a la gente a pensar en aquellos trenes del Mississippi, en la soledad del blues, en su nostalgia. La destreza de los cinco músicos que estuvieron en cada cambio fue plena, ninguno realmente desentonó. La única situación, ajena a ellos, era que en algunos momentos los micrófonos que les correspondían no estaban prendidos o su volumen era muy bajo, por lo que muchas notas se perdieron en un silencio sepulcral.
Pero sigamos con las bandas que estuvieron presentes. El segundo turno correspondió a Roadwailer, agrupación que ya tiene bastante trajín en la ciudad, con un disco en su haber y una gira de conciertos por México. Realmente poco o nada me llamó la atención, más rock que blues en su propuesta musical, muy plana en la mayoría de los 45 minutos que estuvieron sobre el escenario, y un hecho que me pareció “irrespetuoso” fue que hicieran prueba de sonido justo antes de comenzar a tocar, opacando a los hombres de las armónicas que estaban sobre el escenario para que el público disfrutara de más blues durante los cambios de banda. Esta situación, que también ocurrió con La Santa Fe, no sé si fue por falta de tiempo de los grupos o por motivos de la organización, porque en la programación, por lo menos la que yo tuve en mis manos, estaban asignadas algunas horas de la mañana para las pruebas de sonido de los participantes pero las dos que menciono no estaban incluidas.

dani armo
Dani Armo deleitó al público con los sonidos de su armónica.

El tercer grupo en aparecer fue Citadino Blues y Rock, a mi modo de ver la mejor banda no solo del Tortazo Blues sino de toda la escena bogotana. Marcelo, su cantante, es un hombre show. Su voz poderosa retumbó a través de los amplificadores con algunos temas tradicionales de la banda que siempre se ha dedicado a cantar en español y a ofrecer al público letras irreverentes, con mucha crítica social. Dentro de las anécdotas de Citadino, cuando Marcelo se sienta en medio del público a cantar y a tocar su armónica. Realmente, un momento como pocos.

citadino
Citadino Blues y Rock, de las mejores bandas que hay en Bogotá.

Posterior a Citadino vino La Santa Fe, grupo nuevo pero con dos líderes que ya llevan mucho tiempo moviéndose en la escena blues y rock de la ciudad: el guitarrista Juan Pablo Jiménez y el cantante Gustavo Barrera. El propósito del Tortazo Blues era difundir la producción de las bandas bogotanas, su música, lo que ellos sienten y expresan a través de su música. Por este motivo, para mí, La Santa Fe fue el mosco en leche del evento. Nadie duda de que sus integrantes tengan enormes capacidades, Jiménez es un guitarrista excelente, con mucha destreza y entrega; de Barrera no se puede decir menos, con su sola presencia sobre el escenario llama la atención del público y lo atrae hacia la música como un imán. Pero cantar canciones de otros grupos, bien interpretadas y que el público bailó y disfrutó, creo que no encajaba en lo que los organizadores pensaban. Obviamente es un proyecto joven y tal vez no tenga material original todavía pero, a mi modo de ver, quitó un espacio a otra agrupación de la ciudad que cuente ya con una propuesta propia.
El turno siguiente correspondió a Carlos Reyes y La Killer Band. Bastante curtido en la música, Carlos ofreció, una vez más, una muestra de su recorrido por varias “canchas” afirmando por qué es el cultor y difusor del blues más importante que tiene Bogotá y Colombia. Además de interpretar algunos “clásicos” de la banda, que se encuentran en su disco “Ruido de Bogotá”, Reyes y La Killer presentaron al público el sencillo “El momento perfecto” que hará parte de su nueva producción, la cual se encuentra en proceso de grabación.
El Tortazo Blues cerró con la presentación de The Campbell Brothers, quienes llenaron aún más de magia a La Media Torta. Un show impresionante, motivante, que puso a bailar al público bogotano con sus canciones góspel y el sonido de sus steel guitars.

campbell
The Campbell Brothers, la nota internacional en el Tortazo Blues.

En resumidas cuentas, fue un buen espacio para el blues en la ciudad, algo que quienes gustamos de este género lo merecíamos y obviamente, las bandas que participaron pues ya era hora de que tuvieran un escenario grande donde foguearse. Hay que anotar que más de dos mil personas asistieron al Tortazo Blues, cifra estimulante para ser la primera vez en muchos años que al blues le daban un día en La Media Torta. Esto pone a pensar en que se debe seguir con un trabajo mancomunado entre bandas y promotores para tirar hacia el mismo lado y consolidar la escena. Están los músicos, hay bares y ya se abrió una puerta grande.
De este sitio un saludo y un agradecimiento a quienes hicieron posible el Tortazo Blues: John Jario Ruiz, quien desde Las Flores de Valeria se ha dedicado a la difusión del blues local; a Carlos Reyes por la gestión que ha hecho en torno al blues; a Carlos Lemoine por haber permitido la participación de The Campbell Brothers, al Instituto Distrital para las Artes (Idartes) por dejar que el sueño de muchos amantes del blues se hiciera realidad; a las bandas y al público que compartió de forma maravillosa durante toda la tarde.

Un comentario sobre “Cuando La Media Torta se rindió al blues

  1. Me encantó, que.buena reseña, habla muchas cosas las cuales más de una persona también sintiò.
    Queda el sin sabor de.la.prueba de.sonido, como dicen faltando el.respeto del espacio de los armonicistas. Felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s