Clarence “Gatemouth” Brown (1924 – 2005)

Cuando hablamos de Clarence “Gatemouth” Brown, no nos podemos referir a él como un bluesman, a pesar de que su huella en el desarrollo del blues de Texas está marcada en muchas partes. Es mejor hablar de “Gatemouth” Brown como un músico ecléctico, cuyo interés abarcaba un amplio espectro de raíces sonoras.
Brown creció en Orange, Texas, donde conoció la versatilidad de la música. Su padre era un artista local, especializado en country, cajun y bluegrass pero no en blues. Más adelante, “Gatemouth” se dejó tocar por las grandes bandas, como las de Count Basie, Lionel Hampton o Duke Ellington. Comenzó su carrera musical como baterista, en el ejército, y cuando dejó el servicio militar se dedicó a otros instrumentos como la guitarra o el violín.
En 1947, el guitarrista T-Bone Walker fue ayudado por Brown durante una presentación en el club Pavo Real, propiedad del empresario Don Robey, quien fue convencido por Walker para que tomara las riendas de la carrera de “Gatemouth”. Después de que Clarence “Gatemouth” Brown grabara dos sencillo para Aladdin, Robey creó el sello Peacock exclusivamente para mostrar las cualidades de Brown, cuyo sonido de guitarra influenció a músicos como Albert Collins, Johnny Copeland o Johnny “Guitar” Watson entre otros.
Brown estuvo con Peacock hasta 1960 pero los listados de música no reflejaban su importancia, aunque canciones como “Gate Walks To Board” o “Okie Dokie Stomp”, temas instrumentales con grandes interpretaciones de guitarra o con vientos enriquecidos, entregaron la mayor parte de los ingredientes del legado del blues en Texas. A finales de la década de 1959, Brown rompió los paradigmas al saltar al escenario su violín a pesar de que su productor no estaba interesado en registrar toda su habilidad con ese instrumento.
La década de 1960 no fue muy amable con Brown, quien apenas alcanzó a hacer algo de ruido en listados con “May The Bird Of Paradise Fly Up Your Nose”. Luego fue el líder de la banda de The Beat, un programa musical que se emitía en la televisión local de Dallas.
Para 1970, “Gatemouth” Brown decidió reconstruir su carrera de la forma en que siempre había tenido en mente: haciendo las cosas a su manera. Country, jazz, blues y hasta calypso tuvieron un papel determinantes en sus conciertos y el violín y la guitarra fueron protagonistas. Brown pasó por muchos sellos discográficas, pero en todos se regodeo haciendo siempre lo que se le venía a la cabeza. Grabó discos interesantes que mostraron el valor de un artista que aprovechó todo su conocimiento y todas sus habilidades, consolidándose como un héroe de la música. Clarence “Gatemouth” Brown murió el 10 de septiembre de 2005.
*Escuche el especial dedicado a Clarence “Gatemouth” Brown el domingo 13 de septiembre a las 5:00 p.m. (hora colombiana) en Javeriana Estéreo 91.9 FM – Bogotá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s