Los mejores discos de 2015 (4)

Fue muy difícil hacer la selección de los mejores discos publicados el año pasado. Sin embargo he hecho una lista con los 25 álbumes que a mi juicio se destacaron en 2015. Aclaro que no se encuentran en ningún orden. Aquí la cuarta entrega.

Con su voz al estilo Elvis y unas letras tan reales que retumban en la cabeza del oyente, el intérprete de armónica Chis O’Leary regresa con “Gonna Die Trying”, su nuevo disco. Todas las experiencias vividas, por ejemplo en el ejército de Estados Unidos o cuando hizo parte de la banda de Levon Helm (ex baterista de The Band), se unen en las canciones de este nuevo disco, todas escritas por O’Leary, ponen a esta producción como una de las mejores de este año, ya que se ofrece muy sencillo, sin exagerado uso de la tecnología ni otra clase de trucos, solo los que puede hacer el músico al soplar su instrumento más una banda que pone su alma y su corazón en cada nota. Chris O’Leary se muestra poderoso, apasionado y lleno de vigor en esta nueva producción que, sin lugar a dudas, es hasta el momento la mejor de su carrera.

Desde las colinas del Misisipi, Cedric Burnside y Trenton Ayers mantienen viva la tradición del blues, la que heredaron de sus ancestros creadores de los sonidos autóctonos de esa región. “Descendants Of Hill Country” es un disco que tiene algo de la vieja escuela, del viejo sonido de los juke joints, pero también nos muestra cómo ha evolucionado este estilo de música que muchos lo conocen como Hill Country Blues y que otros lo llaman, simplemente, música de campo, una música que no se puede escribir porque no cumple con un número estricto de compases sencillamente porque surge del corazón de quien la interpreta. Cedric, el nieto de R.L. Burnside, ofrece entonces un testimonio de honestidad y de integridad en todo el sentido de la tradición del blues en un disco que se hace eterno, atemporal, como el buen blues hecho en el Misisipi.

En medio de las plantaciones de café, con el aroma del fruto predilecto de Colombia, creció Carlos Elliot Jr., empapándose de los sonidos tradicionales de su tierra pero también con un oído orientado hacia el blues y el rock. “Del Otún & El Mississippi” se llama el nuevo disco del guitarrista y cantante pereirano, que ha mostrado en su música las conexiones culturales que tienen el eje cafetero y el delta del Mississippi. En Pereira, ciudad a orillas del río Otún, Carlos Elliot Jr. se formó como persona y a orillas del Misisipi se desarrolló como músico, compartiendo con muchos de los mejores intérpretes del Hill Country Blues, un estilo que se desarrolló en las colinas del estado de Misisipi, otro punto en común que tienen las dos regiones que unen a Carlos y que lo inspiran para materializar su música. Las montañas y los ríos cafeteros son los escenarios donde se mueven los personajes de las canciones de Carlos Elliot Jr., como su mula Katrina por ejemplo, y lo hacen con la banda sonora particular de las colinas que rodean al río Misisipi, dos tradiciones rurales que poco a poco se van mezclando gracias a las herencias africanas que tienen ambos países.

Leo Welch I Don't Prefer No BluesEl año pasado el octogenario cantante y guitarrista Leo Welch publicó su álbum debut “Sabougla Voices”, una producción enfocada a canciones góspel aprovechando la experiencia de Welch en la iglesia. Dentro del contrato de Welch con la disquera Fat Possum, estaba la grabación de un set de canciones que revivieran el ambiente de una noche de sábado en un juke joint y el producto es “I Don’t Prefer No Blues”, una grabación frenética que comienza con un coro eclesial que funciona como puente entre los dos mundos de Leo Welch y de muchos bluesman tradicionales, quienes continuamente pasaban de un lugar a otro. “I Don’t Prefer No Blues” está empapado en el linaje y la historia del blues, pero no les rinde homenaje. Simplemente es la versión propia que Welch tiene de la música que lo ha rodeado toda su vida.

Blues en movimiento es una institución del blues en Argentina. Más allá de que sea un colectivo musical, se mueve como una empresa en torno al blues: organiza jams, conciertos, conferencias, clases y trabaja para promover los nuevos talentos del género en su país. Un ejemplo de ellos es el tercer disco dedicado a las armónicas, instrumento que cuenta con grandes intérpretes en Argentina, y por eso abre sus puertas a músicos que están fuera de las fronteras de Buenos Aires, que era donde tradicionalmente estaba establecido el colectivo. En esta producción encontramos a Damián Duflós, de Neuquén; César Valdomir, de Córdoba; Jorge Costales y su Evil Band; y Ximena Monzón. Para Mauro Diana, una de las cabezas de Blues en movimiento, esta es una consecuencia lógica de lo que viene haciendo el colectivo pues su influjo se va expandiendo gracias también a la fuerza que el blues está retomando en Argentina. “La idea fue que esa red se una, y que se escuchen unos a otros”, dice Diana. Blues en movimiento es un ejemplo para muchas sociedades o colectivos de blues en Latinoamérica que están buscando su expansión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s