El líder de la manada

Moanin’ At Midnight: The Life And Times Of Howlin’ Wolf
James Segrest And Mark Hoffman
Pantheon, 2004, 416 pp.
Realmente ha sido muy grato leer este libro sobre Howlin’ Wolf, especialmente en este mes cuando se conmemoran 40 años de su fallecimiento. Debo decir que la imagen que yo tenía acerca de Wolf cambió por completo. Tenía la impresión de que era un personaje huraño, que trataba mal a todo el mundo, un buscapleitos. Era todo lo contrario, una persona íntegra, cumplidora de su palabra y de su deber, comprensivo y sumamente respetuoso de los demás. Chester Burnett creció en el campo, en el Hill Country en Mississippi, y su inclinación por la música lo llevó a tener problemas con su familia. Aunque era un gran trabajador, se ganó muchas reprimendas por parte de su padre y de su madre, especialmente de ella, debido a su gusto por el blues. La mamá del joven Chester era sumamente religiosa y consideraba que el blues era la música del demonio, motivo por el cual abandonó a su hijo y nunca más en su vida volvió a hablarle.
Burnett creció rodeado de música, en las fincas donde solía trabajar con su padre no era raro escuchar a Charlie Patton o a otros músicos itinerantes. Precisamente fue Patton quién le enseñó los primeros rudimentos del blues, a los que Burnett añadió el aullido que le hizo ganar su sobrenombre de Howlin’ Wolf. Luego, tras su contacto con Sonny Boy Williamson II, aprendió la armónica. A partir de ahí comenzó a marcar su camino en el sur de Estados Unidos, donde fue estrella, para luego trasladarse a Chicago y confirmar ese reconocimiento adquirido.
Es interesante ver en este libro como Howlin’ Wolf era la antítesis del bluesman. Entregado a su trabajo, no le gustaba que los músicos de su banda vistieran de cualquier manera sobre el escenario, exigente con ellos les tenía uniforme de saco y corbata y al que no vistiera alguna pieza, le ponía una multa. Tampoco les permitía que fumaran o bebieran cuando estaban sobre el escenario porque le parecía de mal gusto. Él sabía que la música era un negocio y así siempre lo demostró, buscando lo mejor para él y sus acompañantes. A lo largo de las páginas son notorios los elogios de quienes estuvieron en su banda, todos recordando a Howlin’ Wolf como una persona exigente, sí, pero comprensivo y, sobre todo, con palabra y que los trataba como si fueran sus hijos, esto en parte porque Wolf ya era mayor –superaba los 30 años- cuando llegó a Chicago y se rodeó de músicos jóvenes.
Otro punto a observar es la manera en que Wolf se convirtió en un guía y un maestro para sus discípulos y siempre estuvo dispuesto a compartir con quienes se le acercaban. Un ejemplo es el de Colin Linden quien, cuando tenía 11 años, se acercó al artista en el lobby del hotel donde se hospedaba en Montreal para un concierto. Le dijo “¿Señor Wolf, puedo hablar con usted un momento?” y el momento duró aproximadamente una hora. Colin Linden es ahora uno de los músicos más respetados de la escena del blues Canadá.
Igualmente este libro sirvió para acabar con la imagen de rivalidad y odio que había entre Howlin’ Wolf y Muddy Waters. Si bien al principio si existió cierto recelo, Muddy Waters era el rey del blues en Chicago y cuando Wolf llegó a la ciudad ya traía mucha reputación, con el paso del tiempo las asperezas se fueron limando y aunque no fueron los grandes amigos, siempre se tuvieron respeto.
Pero de todo esto, lo más destacado es la forma en la que Wolf salió adelante. Aprendió a leer y a escribir siendo mayor, casi con 40 años de edad, tomó clases de música, sabía para donde iba y se mantuvo fijo en su meta. Howlin’ Wolf fue fiel al blues incluso cuando su salud no era la mejor, su último gran concierto lo dio dos meses antes de su muerte y a pesar de su enfermedad quizo quedarse hasta el final del show porque el encargado de cerrar era su gran amigo B.B. King.
Hubert Sumlin, su eterno guitarrista y contrapeso, le preguntó “¿Qué va a pasar cuando mueras?” y Wolf le respondió “Voy a brillar más de lo que lo hago ahora”. Tenía toda la razón, como siempre la tuvo a lo largo de su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s