Tail Dragger y su lowdown blues en Bogotá

Por llegar siempre tarde a los conciertos, Howlin’ Wolf bautizó a James Yancey Jones como Tail Dragger, esto tal vez porque estaba borrando las huellas del lobo, como dice la canción de Wolf. Durante 20 años, con el permiso de Howlin’ Wolf, lo estuvo siguiendo de presentación en presentación, copiando los puntos más importantes del show de Wolf, a quien reemplazaba durante sus descansos. Con el paso del tiempo, Tail Dragger se encontró tocando como artista principal en los clubes de Chicago.
Nacido en Altheimer, Arkansas, Tail Dragger tuvo la oportunidad de crecer escuchando a Sonny Boy Williamson y Boyd Gilmore en vivo, durante las fiestas y picnics que se organizaban en su vecindario, pero fue el blues de Chicago, interpretado por Jimmy Reed y Muddy Waters el que lo conectó definitivamente con el mundo musical.
Dragger dejó su natal Arkansas en 1966 y se trasladó a Chicago, donde encontró trabajo como mecánico de carros, labor que combinó con la música. Fue así como se topó con Howlin’ Wolf, quien lo dejó sentarse en el escenario durante sus conciertos y reemplazarlo en sus momentos de descanso. Debido a que solía gatear mientras cantaba, fue conocido como Crawlin’ James pero luego Howlin’ Wolf lo rebautizó con el apodo por el cual es ya ampliamente reconocido.
La asociación entre Tail Dragger y Howlin’ wolf ayudó a que aumentara su perfil en el mundo del blues. Dentro de los músicos que integraron las bandas de Dragger se encuentran figuras como Willie Kent, Hubert Sumlin, Carey Bell, Mack Simmons, Big Leon Brooks y Eddie Shaw. Aunque Dragger fue siempre fijo en los clubes de Chicago a lo largo de la década de 1970 y 1980, grabando algunos sencillos, solo fue hasta mediados de la década de 1990 que pudo grabar un disco completo, “Crawlin’ Kingsnake”. En 1998 publicó “American People”, en 2005 “My Head Is Bald”, concierto en el Vern’s Friendly Lounge y en 2009 “Live At Rooster’s Lounge”. En el año 2012 publicó “Long Time Friends In The Blues” junto al intérprete de armónica Bob Corritore y en 2013, el sello Delmark presentó “Stop Lying: The Lost Session”, álbum integrado por canciones grabadas en 1982.
Tail Dragger ha permanecido fiel a sus primeras influencias pero canta solo lowdown blues. “Es todo lo me gusta, es lo que siento y yo canto lo que siento. Cuando canto blues entro en trance y me olvido de todo lo demás, nada más me importa”.
Tail Dragger se presentará en Bogotá el próximo sábado 23 de abril, como parte del Tortazo Blues que se realizará en el Teatro al aire libre La Media Torta. Estará acompañado por una banda integrada por reconocidos músicos de la escena capitalina: Mauricio Leguízamo y Andrés Cardona en las guitarras, William Suárez en el bajo, Germán Pinilla en la armónica y Alejandro Duque en la batería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s